Y sin embargo, inexplicablemente, las cenizas aún seguían incandescentes...